1 Tesalonicenses 5:3 “Cuando digan paz y seguridad vendrá destrucción repentina”

Algunas versiones Bíblicas traducen , sin embargo varias versiones como la LBA, VNM, VMP, BAD, BDA, BNM, BNP, BSA, CAB, CAS, CEE, FTA, LBN, LPH, NAF, NBD, NBE, NBH, NTV, NVI, PER, RV7, TKI, VHA, Todas dicen: “cuando estén diciendo paz y seguridad vendrá destrucción repentina”


La gran diferencia es que “cuando digan” se refiere a un futuro, mientras “cuando estén diciendo” es un presente gerundio “cuando digan” es una sola acción “cuando estén diciendo” son varias acciones.


El asunto es que a partir del 26 de Marzo de 1979 hace aproximadamente 41 años se empezó a decir Paz y Seguridad, en el tratado de Paz Egipcio – Israelí bajo el mandato de Jimmy Carter, Anwar el Sadat (asesinado por haber hecho paz con Israel) y Menajen Beguin poniendo fin a 5 guerras y treinta años de hostilidades. Luego el 26 de Octubre de 1994 (15 años después) se firmó el tratado de paz Jordano – Israelí bajo el mandato de Bill Clinton, Itzak Rabin (Asesinado también) y el Rey Hussein I
Pero esta semana el presidente Donald Trump junto a Benjamín netanyahu y el representante de Emiratos Árabes Unidos hacen otro anuncio impresionante ¡Paz en medio oriente!, esto pone contra la pared en USA a los demócratas y en Asia a Rusia, Irán y China, solo faltan otros países de corte musulmán y la paz entera será una realidad, creo que después de más 40 años de estar diciendo Paz y seguridad se podría plasmar esta señal profética y con ella la advertencia de destrucción repentina, destrucción sobre una Rusia enfurecida junto a sus aliados que según Ezequiel se dejará venir embravecida contra una tierra que habita en paz (ver capítulos 38 y 39 bajo éste concepto) y luego 7 años de tribulación que se pueden ver en Ezequiel 39:9, pero muy importante en ése interin: ¡un gran acontecimiento! ¡el arrebatamiento de la novia!


Ruego a Dios que éste tratado no traiga intentos de asesinato sobre los protagonistas, pero es muy claro que éste movimiento nos acerca más y más a lo esperado, enseñado y anunciado proféticamente.


Éste mensaje no es para causar polémica, discusión o miedo sino para advertir y alertar al pueblo para el encuentro con nuestro amado. Si tu no lo crees, no lo deseas o no te importa, te respeto pero ya no es tiempo de discutir, si no lo crees deséchalo y ya, sin embargo y elevo mi petición al Señor que la gran mayoría lo asimile en su corazón. Sergio Enriquez