Por Yiye Avila

En la Biblia en el libro de 2 Reyes 2:11, se nos dice que dos varones caminaban juntos por la orilla del Jordán y de pronto se abrieron los cielos y apareció un carro de fuego tirado por caballos de fuego y apartó a Elías y Eliseo, y Elías subió al cielo en un torbellino. Eliseo se quedó clamando desesperado.

El arrebatamiento del profeta Elías es la figura del rapto de los santos,  que ocurrirá en breve.

“Uno fue tomado y el otro dejado”, un relato conocido en los evangelios y predicho por el Señor Jesús (Lucas 17:34). Después de esto Eliseo subió de allí a Betel, y subiendo por el camino salieron los muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: «¡Sube calvo! ¡Sube calvo!» Era como una burla al Rapto de Elías, del cual Eliseo había comentado. Y mirando él atrás, los maldijo en el Nombre de Jehová, y salieron DOS OSOS del monte, y DESPEDAZARON A CUARENTA Y DOS de ellos.

Todo esto es una figura profética sobre los eventos que pronto ocurrirán. El juicio terrible que despedazó a CUARENTA Y DOS JOVENES  lo que es tipo del tiempo de la Gran Tribulación.

En Apocalipsis 13:5, no dice que el anticristo que viene le fue dado poder para obrar por CUARENTA Y DOS MESES (3 años y medio) con todo el poder de Satanás. En esos días multitudes perecerán y se irán al infierno.

Los CUARENTA Y DOS JÓVENES que fueron DESPEDAZADOS, son el TIPO DE LA GRAN TRIBULACION que viene, pero es glorioso observar que antes de ese juicio HUBO UN RAPTO.

Elías fue arrebatado al cielo por Dios. ¡Aleluya! Así mismo será ahora. Primero ocurrirá el Rapto, y hombres y mujeres firmes en el Señor volarán al cielo y desaparecerán, y luego vendrán CUARENTA Y DOS MESES DEL JUICIO TERRIBLE DE LA GRAN TRIBULACION.

Es muy significativo que el juicio sobre los CUARENTA Y DOS JÓVENES fue obrado por DOS OSOS. La Biblia nos muestra que el ANTICRISTO aparece como una BESTIA que sale del mar y tiene PATAS COMO DE OSO.

Hoy existe una nación cuyo emblema nacional es el Oso, y esa es Rusia. Entre Rusia y la China roja, y el Anticristo lanzarán a la tierra a los días terribles y mortales de la Gran Tribulación, pero gloria a Dios, que como en los días de Elías, antes del juicio de los CUARENTA Y DOS MESES, HABRA UN RAPTO y los justos volarán arrebatados en nubes al encuentro con Jesús. ¡Aleluya!

No olvide que justos son sólo los que justificados, pues por la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo (Romanos 5:1). Justificados en Su Sangre por Él, seremos salvos de la ira (Romanos 5:9).

Los lavados en SU SANGRE ESCAPAREMOS DE LA IRA. LOS JUSTOS NO PERECERAN CON LOS IMPIOS. Escaparemos a tiempo con Jesús hacia el cielo. Él es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Amén.