“Que emocionante es verlos de nuevo, es una gran bendición” señaló el apóstol Sergio Enríquez  al volver a compartir de forma presencial en la iglesia Ebenezer tras más de 7 meses de no hacerlo por la pandemia del coronavirus y que obligó al cierre temporal de las mismas.

“Jamás nos hemos negado a congregarnos, pero ante la pandemia nos vimos obligados a dejarlo de hacer, pero nuestra fe en estos meses ha sido fortalecida. Durante estos 7 meses con 5 días de no reunirnos nos hemos gozado a través de las redes sociales. Esto ha sido hermoso y verles de nuevo es otro nivel, tenerlos de vuelta en la iglesia es emocionante, es una gran bendición”.

“Perdón que haga esta analogía, pero es más o menos como nuestra comunión con el Señor,  siempre tenemos comunión con Él, en las noches, en el día, por las tardes, estamos enamorados de Él,  pero cuando lo veamos eso va a ser excepcional, va a ser glorioso. Pero ahora que los miro, bueno medio los miro pues tienen la cara tapada, es emotivo, es emocionante y le doy gracias a Dios por su vida”.

El apóstol predicando la palabra de Dios, con el tema “El descenso a las cámaras de la muerte”, en el 2do. Servicio del domingo 18 de octubre, agradeció que se cumplan con todas las medidas protocolarias de sanidad.

Necesitamos entender la función del Espíritu Santo y que por consecuencia obtengamos la misericordia y bondad del Padre, pero también debemos honrar a Dios Padre, a Dios Hijo y a Dios Espíritu Santo porque nuestra redención está pronta.