Jesús hablando a sus discípulos de los tiempos finales: “Mirad que nadie os engañe” (Mateo 24:4)

En vísperas de fin de año y con el inicio de la vacunación contra el coronavirus, el mundo vuelve al pánico por el rebrote en Gran Bretaña de aparentemente una nueva cepa más contagiosa y a la que el Primer Ministro Boris Johnson atribuye el repunte de casos en su territorio.

Pese al anuncio del gobierno británico, los científicos de la prestigiosa Universidad de Oxford solicitaron al gobernante que explique de donde salió la información, que ha alarmado al mundo y la base científica de tal afirmación, pues no hay ningún estudio que indique que el coronavirus sea ahora más agresivo.

“Para hacer está clase de anuncios se necesita una base científica y seria de la mutación del virus. Alarmar al mundo sin un estudio es simplemente una irresponsabilidad” explicaron los científicos ingleses.

La voz de alarma tuvo efectos en la  Unión Europea donde cerca de 30 países cerraron sus vuelos al Reino Unido  incluyendo el cierre con Sudáfrica. Irlanda, Alemania, Bélgica, Países Bajos, Italia, Francia, Suiza, Noruega y Rusia, ya cerraron sus vuelos. A ellos se unió Argentina, chile, Colombia, Perú y El Salvador en el continente americano.

El gobierno británico endureció las restricciones en Londres y áreas cercanas, interrumpiendo los planes de vacaciones de fin de año de millones de personas.

El Ministro alemán Jens Spahn dijo a la cadena ZDF:  “La nueva variante no tiene ningún impacto en las vacunas que siguen siendo igual de eficaces. No hay motivo para encender de nuevo las alarmas”.

Hace tan solo unos días el fundador de Microsoft  Bill Gates predijo seis meses más de encierro por coronavirus en el mundo. “Los próximos cuatro o seis meses podrían ser los peores que ha vivido el mundo desde que conoció del primer caso de covid-19 en Wuhan, China en noviembre del 2019” señaló.