Por Apóstol Sergio Enríquez

¿Es la alineación entre Júpiter y Saturno vista el 21 de diciembre del 2020 la réplica de lo que algunos llaman la estrella de Belén, refiriéndose a la que fue vista por los magos en el oriente previo al nacimiento del Señor Jesús?  Mi respuesta es ¡No, No y No¡ ¿Por qué no? Pues porque la Palabra de Dios da las siguientes razones:

1) La estrella a la cual se refiere Mateo 2:2 fue vista por los sabios del oriente por lo menos dos años antes del nacimiento del Señor, ya que en el verso 7 se dice que Herodes inquirió diligentemente el tiempo de aparición de dicha estrella y cuando se vio burlado mandó a matar a todos los niños de dos años para abajo según el tiempo que había averiguado de los sabios orientales (Mateo 2:16).

2) Obviamente dichos astrólogos dejaron de ver la estrella puesto que si la hubieran seguido viendo no se hubieran presentado en el palacio de Herodes (el dirigirse al palacio del rey fue una deducción humana de parte de ellos y por eso buscaron con lógica ¿dónde nace un rey? Pues en un palacio)

3) Cuando ellos salieron del palacio de Herodes volvieron a ver la estrella y se alegraron sobremanera (Mateo 2:9 y 10) así que es imposible que fuera “Júpiter y Saturno” alineados nuevamente a los dos años, cuando se reporta en la actualidad que la última fue hace 800 años.

4) La estrella iba delante de ellos y se detuvo sobre el lugar en donde estaba el niño (Mateo 2:9) así que no pudo ser un fenómeno general como el que se anuncia hoy, ya que el acontecimiento del 21.12.2020 fue visto en todo el mundo mientras que el de esa estrella los únicos que veían eran los magos, de no ser así todos los que habían oído la señal (incluyendo Herodes) se hubieran hecho presentes en la casa en donde se encontraba el Señor ya sea para adorar o matar  al Mesías.

5) Los científicos aseguran que no existe ninguna evidencia de que en esa época hubiera una conjunción de planetas similar. Victoriano Canales, coordinador de las actividades de la Federación de Asociaciones Astronómicas de España y representante ante la NASA, dice: “no sabemos a ciencia cierta qué pudo ser la Estrella de Belén”

6) Ésta palabra estrella que aparece en Mateo 2 (en griego “Aster”) aparece 24 veces en la Biblia y en ellas está asociada a ángeles o entidades espirituales y no necesariamente a un cuerpo celeste como el sol. Así que bien pudo haber sido una entidad espiritual especial la que guió a los magos hasta el lugar en donde se encontraba el Señor.

Debemos tener claro que lo que sucedió el 21.12.2020 no es lo de la estrella de Belén.