El panorama político no es nada halagador en Los Estados Unidos en medio de la pandemia del coronavirus y todo parece indicar que habrá graves problemas con el cambio o continuidad de gobierno. El escenario es perfecto para un enfrentamiento que podría provocar caos en la nación más poderosa del mundo, que se encuentra sumergida en una división muy delicada.

La historia de los Estados Unidos de América se marcará este 6 de enero, día trascendental en que el Congreso norteamericano contará en una sesión conjunta de las dos cámaras los votos electorales, y que anunciará oficialmente al ganador o  esperar a escuchar las objeciones que podrían prolongar la designación del próximo presidente de esa nación.

Se habla de alta traición, aplicación de la ley marcial, caos social violento e incluso de una guerra civil, en medio de la pandemia del Coronavirus. Un 61% de los norteamericanos cree que es muy posible una guerra civil que no está lejos ante la polarización que se vive entre los seguidores de Donald Trump y Joe Biden.

Para colmo de males  la definición de la victoria de Biden sobre Trump en las pasadas elecciones es de escasos votos y el manejo por demás lamentable de los medios de comunicación inclinados a los demócratas que ha abierto un enfrentamiento directo y peligroso.

Los legisladores llegarán al día 6 de enero siguiendo una línea de tiempo que establecen la Constitución y la ley de Estados Unidos para nombrar presidente y será el turno del vicepresidente Mike Pence, quién presidirá el recuento de votos en el Congreso que dará al ganador de las elecciones.

Esta es la línea de tiempo de lo que viene este mes de enero

.

3 de enero

Se jura el nuevo Congreso.

Los miembros de la Cámara de Representantes y los nuevos miembros del Senado prestan juramento al mediodía. Este es el inicio oficial del 117º Congreso. Sin embargo, los dos escaños del Senado de Georgia permanecerán vacíos hasta después de una segunda vuelta programada para el 5 de enero.

6 de enero

Se cuentan los votos electorales en el Congreso. Los miembros de la Cámara de Representantes y el Senado se reunirán en la sede de la primera. Si hay objeciones, la Cámara y el Senado las considerarán por separado para decidir cómo contar esos votos.

Hay 538 votos electorales, uno para cada congresista y senador más tres para Washington. Si ningún candidato llega a la mayoría, es decir, 270, entonces los 435 miembros de la Cámara deciden la elección. Cada estado obtiene un voto. Entonces, si bien hay más demócratas en la Cámara, los republicanos, hasta ahora, controlan más delegaciones estatales, por lo que es posible que la Cámara pueda elegir a Donald Trump aunque haya una mayoría demócrata.

La Cámara tiene hasta el mediodía del 20 de enero para elegir al presidente. Si no lo logran, este sería el vicepresidente o la próxima persona elegible en la línea de sucesión presidencial.

20 de enero

Día de la toma de posesión.