El Apóstol Sergio Enríquez dio la palabra profética a la media noche:Entonces tu luz despuntará como la aurora, y tu recuperación brotará con rapidez; delante de ti irá tu justicia; y la gloria del Señor será tu retaguardia.” Isaías 58:8