“Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará”. (Salmo 37:5)

“Después de pensarlo mucho tiempo Dios me habló y tuve la oportunidad de ver sus planes para comenzar de nuevo en Alemania y es por ello que dejo de jugar al fútbol profesional de manera oficial”, anunció sorpresivamente el jugador guatemalteco Stefano Cincotta.

Residiendo ya en Saarland, Alemania junto a su novia, y a sus 29 años de edad, las lesiones lo han perjudicado demasiado durante toda su carrera y eso lo llevó a meditarlo y tomar la decisión.  Cincotta ha sufrido: Ruptura parcial de menisco de la rodilla izquierda con Guastatoya, con quien salió campeón, fisura en el tobillo izquierdo con Comunicaciones y una lesión en la rodilla derecha en Cobán Imperial. Demasiadas interrupciones que le han sido contraproducentes y el coronavirus tampoco lo perdonó.

“Sabía perfectamente que sin el fútbol en Alemania empezaría a tener problemas, así que no tenía muchas esperanzas, pero confiaba en los planes de Dios, sabía que no me dejaría solo. Después de poco tiempo encontré un trabajo y me dio exactamente lo que quería». Según Cincotta, se especializa en el International Football Institute (IFI) de Alemania, para buscar talentos y continuar en el deporte que tanto ama. 

«Recordarán que no he jugado mucho en Guatemala desde el gol contra Keylor Navas, por muchas lesiones que me afectaron durante ese tiempo. Estar fuera durante tanto tiempo y no poder desempeñarme bien, se volvió cada vez más difícil», explica Cincotta en su cuenta de Instagram.

Cincotta, de padre italiano y madre guatemalteca, nació en Frankfurt, Alemania. Vivió durante muchos años en esa ciudad y comenzó su vida como futbolista con los Kickers Offenbach, militó en el Eintracht Frankfurt y jugó en las selecciones juveniles de Alemania desde los 17 años. Con la selección de Guatemala jugó 17 partidos.