Artículo. “El Ministerio Público de Claudia Paz y Paz”

El Ministerio Público de Claudia Paz y Paz, contando con la aceptación del Presidente Otto Pérez Molina y el grupo que financió sus campanas electorales, no aplica la ley con respecto a lo que Paz y Paz llama “grupos de derechos humanos”, que en realidad son grupos que fueron creados por o que apoyan a la subversión marxista con ayuda financiera y política de países extranjeros. Cualquier fiscal que quiere aplicar la ley en forma general y que inicia proceso legal en contra de cualquier persona protegida por la subversión marxista viene a ser enemigo de la Fiscal General y su equipo.

Cuando un fiscal recibe presiones para no procesar a personas contra quien tienen evidencias de haber cometido delitos, aun los más serios, tiene dos alternativas: actuar como quieren sus jefes, es decir ignorar la ley y sus obligaciones o renunciar. Las presiones económicas de la vida pueden influir en cualquier fiscal para no renunciar y así corromperse. O si fuera corrupto o incompetente para empezar, no habría problema.

Cuando un fiscal viola la ley con instrucciones o presiones de sus jefes, estos últimos no pueden reclamarle al fiscal ninguna violación de la ley que él cometa aun sin sus instrucciones. Su única limitación es no actuar en contra de personas protegidas por el Fiscal General y su equipo.

Los grupos de izquierda, especialmente el CUC, formado y manejado por el EGP (integrante de URNG que fue creado y apoyado con ayuda de Fidel Castro y que firmó los Acuerdos de Paz), han adquirido inmunidad de ser perseguidos penalmente, aun cuando pueden ser sospechosos de haber participado en actos violentos contra fiscales del MP. (Enlace a 5) Esta inmunidad podría permitirles proteger a otros criminales.

La Fiscal General, Claudia Paz y Paz, y sus grupos de apoyo han utilizado los importantes contactos que tienen con la prensa internacional  para promover una imagen positiva de su gestión, con énfasis en los esfuerzos contra el narcotráfico, a favor de la mujer y las victimas de delitos violentos. Ellos manejan y tergiversan las estadísticas con respecto a los delitos y hacen uso de algunos logros contra narcotraficantes mientras no hablan de la realidad, que estos no son un solo grupo integrado, sino que son grupos dispersos que compiten entre si.  Actuar contra un grupo ayuda a sus competidores y quitar un jefe es casi irrelevante  porque será reemplazado por otro.

Aparte de los casos de alto perfil y a pesar de recibir ayuda de los EUA, el Ministerio Público no apoya y más bien impide, la actividad contra el narcotráfico.

Muy ilustrativo de los afectos en el Ministerio Publico de proteger a los grupos de la subversión marxista son los casos de los fiscales Gilda Aguilar (Enlace a 5)  y Benedicto Tenas (Enlace a 11) .  El lector podría leer resúmenes de estos casos haciendo click en los enlaces de letras azules.  Adentro de los resúmenes, hay enlaces a información mas detallada.