“Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias al Dios y Padre por medio de Él”. (Colosenses 3:7)

El presidente Joe Biden omitió el nombre de Dios en la proclamación del Día Nacional de la Oración en la que se promocionaba el «poder de la oración» y se invitaba a los estadounidenses a «dar gracias a Dios».

El discurso de oración del presidente Biden fue duramente criticado por líderes religiosos conservadores pues desde 1952 todos los presidentes sin excepción dan gracias a Dios por la nación.

“Estaba profundamente triste de saber que el presidente Biden es el primer presidente en omitir la palabra ′′ Dios ′′ en su proclamación. Eso dice mucho, ¿no? Es difícil de creer que hayamos llegado tan lejos. Omitir a Dios es algo peligroso. Él es quien nosotros como individuos y como nación necesitamos pedir ayuda. Él nos creó y nos hizo posible la salvación mediante la fe en su Hijo Jesucristo. Las oraciones para cualquier persona o cualquier otra cosa que no sea Dios son inservibles. Únete a mí rezando a Dios Todopoderoso en nombre de nuestra nación. “Venga tu reino, hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo”, Señaló Franklin Graham.

Los últimos dos ex presidentes Barack Obama y Donald Trump no tuvieron problemas para mencionar a «Dios» en sus proclamas del Día Nacional de Oración, pero en la proclamación de Biden nunca mencionó a Dios, solo dijo las «muchas religiones y sistemas de creencias» de los estadounidenses y el «poder de la oración».

«Celebramos nuestra increíble suerte de que, como estadounidenses, podemos ejercer nuestras convicciones libremente, sin importar nuestra fe o creencias. Encontremos en nuestras oraciones, sea cual sea la forma en que se pronuncien, la determinación de superar la adversidad, elevarnos por encima de nuestras diferencias y unirnos como una sola nación para afrontar este momento de la historia», dijo Biden.