“Por estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia”(Colosenses 3:6)


El presidente Biden denunció como "indignante" la ley de Texas que prácticamente prohíbe el aborto y prometió luchar para revocarla.

Liderando un coro de oposición liberal a la ley y la negativa de la Corte Suprema a bloquearla, Biden dijo el miércoles que la medida equivale a una derogación del caso histórico Roe v. Wade que legalizó el aborto.

"Esta ley extrema de Texas viola descaradamente el derecho constitucional establecido en Roe v. Wade y mantenido como precedente durante casi medio siglo", dijo Biden en un comunicado.

Biden apuntó en particular a la disposición del proyecto de ley que incentiva a terceros no involucrados a demandar a cualquiera que haya ayudado a una mujer a interrumpir un embarazo.

“Eso podría incluir incluso a miembros de la familia, trabajadores de la salud, personal de recepción en una clínica de atención médica o extraños sin conexión con la persona.
 La ley de Texas entró en vigencia el miércoles después de que la Corte Suprema permaneció en silencio sobre una apelación de emergencia para suspender la ley.

Si sobrevive a los desafíos legales, la ley sería la restricción de mayor alcance sobre el derecho al aborto desde que se promulgó Roe en 1973.

La ley, que fue firmada por el gobernador republicano Greg Abbott en mayo, prohíbe los abortos una vez que se puede detectar un latido en el feto, generalmente alrededor de las seis semanas y antes de que la mayoría de las mujeres sepan que están embarazadas.