“El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día del Señor, grande y terrible. Y sucederá que todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo”. (Joel 2:28-29)

¿Acaso el fin de los tiempos finalmente se encuentra cerca? Para algunos cristianos, la respuesta es tan clara como la luna de sangre. Un evento celestial raro: una ‘luna sangrienta’ que ocurre cuando la Tierra gira entre el Sol y la Luna.

Está madrugada en todo el hemisferio Sur pudo apreciarse en su magnitud la súper luna teñida de color rojo, y la cual para muchos es el cumplimiento de las señales en los cielos de los últimos tiempos, previo a la aparición del anticristo y del arrebatamiento de la iglesia.

Durante ese eclipse lunar, la sombra de la Tierra obtuvo la luz del sol refractada, proyectando un brillo rojizo intenso en la luna. Los cristianos vemos una conexión divina al espectáculo celestial basándose en varios textos de la Biblia que advierten de estos sucesos previos al rapto de la iglesia.

En Hechos 2 y Apocalipsis 6 vemos además eventos dentro de la gran tribulación, que marcan la vivencia en aquellos que no fueron rescatados por la venida del Señor en el arrebatamiento.  Serán días de angustia y dolor para la humanidad, para los que le hayan dado la espalda al hijo de Dios como Salvador.

Sin duda las señales de los cielos tienen un significado de advertencia para el Señor, especialmente en este 2021, año en que se vive una sensación en el mundo de que algo está cambiando tras la pandemia del coronavirus que paralizó, por primera vez en la historia, a toda la humanidad en el 2020.

Para algunos expertos los eclipses lunares presagian “un evento de agitación mundial”, originario de Oriente Medio y que tiene que ver con Israel y la llegada del Anticristo. Hay una sensación en el mundo de que las cosas están cambiando y que Dios está tratando de comunicarse con nosotros de una manera sobrenatural a través de las señales, las cuales no deben de ser desechadas.

Luego de la luna de sangre de este 26 de mayo, se volverá a visualizar otra el 19 de noviembre del presente año y el fenómeno será el segundo del año. Cristo viene.