La matanza de más de 1,400 delfines en las playas de las islas Feore, Dinamarca nos deja ver el lado cruel del ser humano, que innecesariamente sacrificó a semejante cantidad de mamíferos indefensos.

El “grindadráp” -un término en feroés que hace referencia a la caza de mamíferos marinos, principalmente ballenas- es una tradición que se ha practicado durante cientos de años y que hoy en día es legal a pesar de la férrea oposición de la defensa de los animales acuáticos.

“Cuando se encontró la manada, estimaron que solo había 200 delfines”, contó Olavur Sjurdarberg, presidente de la Asociación de Balleneros de las Islas Feroe.

Los barcos de los locales condujeron a los delfines de flancos blancos a la playa de Skalabotnur en Eysturoy. Allí fueron asesinados con cuchillos.

Solo cuando la matanza comenzó fue que descubrieron el tamaño real de la manada: eran más de 1,400 delfines. Todos murieron de una manera atroz.

“Fue un gran error”, dijo Sjurdarberg, que no participó en la cacería y reconoció que fue una matanza excesiva. “Alguien tendría que haberse dado cuenta”, afirmó. “La mayoría de la gente está en shock por lo que pasó“.

«Teniendo en cuenta los tiempos en que nos encontramos, con una pandemia global y el mundo paralizado, es absolutamente espantoso ver un ataque a la naturaleza de esta escala en las Islas Feroe», dijo el capitán Alex Cornelissen, director ejecutivo de Sea Shepherd Global. «Si algo hemos aprendido de esta pandemia es que tenemos que vivir en armonía con la naturaleza en lugar de acabar con ella».

Los partidarios de la caza de ballenas y delfines aseguran que es una forma sostenible de recolectar alimentos de la naturaleza, además de un componente importante de su identidad cultural. No obstante, los activistas por los derechos de los animales están en desacuerdo y consideran que estas matanzas son crueles e innecesarias.

“Las cacerías de ‘grindadráp’ pueden convertirse en masacres prolongadas y desorganizadas“, dice el grupo. “Las ballenas piloto y los delfines pueden morir en largos períodos frente a sus parientes mientras están varados en la arena, rocas o simplemente luchando en aguas poco profundas”.