La iglesia evangélica de Guatemala, celebró la improbación del estado de Calamidad Pública por parte del Congreso de la República que había cerrado todas las actividades presenciales y cultos religiosos el pasado 4 y 5 de septiembre en todo el país.

 “Siempre estuvimos en contra de cerrar las iglesias, pues consideramos que las iglesias son como los hospitales espirituales que las personas necesitan en medio lo que estamos viviendo con esta pandemia. No era justo que los centros comerciales, restaurantes, discotecas, bares y gimnasios estuvieran abiertos los fines de semana, mientras que las iglesias estaban con sus puertas cerradas” señaló el 3er. Vicepresidente del congreso diputado Armando Castillo de VIVA.

“Estamos muy contentos con volver a nuestras actividades normales, tras no aprobarse el estado de Calamidad, pues consideramos que la iglesia de Cristo en Guatemala es muy cuidadosa de guardar los protocolos de bio seguridad en medio de esta pandemia. Seguimos llevando el mensaje de Cristo a la nación” señaló el pastor Otto Cortave.

“Damos gracias a Dios por lo que se dio en el Congreso, pues cerrar la iglesia en estado de Calamidad era volver a dar un paso atrás en la búsqueda del apoyo espiritual en medio de esta pandemia. Lo que se espera es que seamos cuidadosos en mantener el distanciamiento y usar todos los protocolos en las congregaciones” destacó el pastor Caleb Dávila.

Distintas organizaciones e iglesias en lo particular hicieron público su malestar y en redes sociales aparecieron comunicados de prensa en torno a su desaprobación del estado de calamidad que prohibía abrir los templos en 30 días. Hasta el momento no se tiene ningún pronunciamiento de organizaciones importantes como la Alianza Evangélica de Guatemala que ha guardado silencio en torno al tema del estado de Calamidad.