jueves, diciembre 9, 2021
Google search engine
InicioEstudiosPeligro Inminente

Peligro Inminente

“Ligaduras del Seol me rodearon, me tendieron lazos de muerte”  (Salmo18:5)

Cuando el Señor nos llama a participar en el Reino de Dios y tenemos el gran privilegio de sentarnos en los lugares celestiales para ejercer autoridad y disfrutar enormemente el honor de participar activamente dentro de Sus planes eternos; encontramos personas que piensan que sus problemas terminaron y ya no tendrán mayor  conflicto  y más aún; tienen la idea de que todo va a pintar de su color favorito.  Sin embargo, del llamamiento que el Señor nos hace hasta la glorificación de nuestros cuerpos mortales, entramos en un “trato” con Dios, de tal manera que nuestra antigua manera de vivir sea quebrantada, nuestra carne sea humillada, seamos descontaminados del sistema del mundo y nuestros adversarios sean todos puestos bajo nuestros pies. En pocas palabras, se desarrolle el carácter de Cristo en nosotros para estar preparados para reinar juntamente con Él.

El salmo 18 nos muestra parte del trato que experimentó  el rey David  para estar preparado para la misión de ejercer autoridad como rey de Israel y de  desarrollar el carácter que se demanda para reinar. Este salmo se hizo parte de un ceremonial que hacían los reyes de Israel de leerlo antes de sentarse en el trono real.

Peligro Terrible de Muerte

Cuando David huyó del rey Saúl, no fueron algunos meses o pocos años, más bien fuero 13 años; un número cabalístico de juicio, donde su carne fue mortificada.  Era perseguido no por un cuerpo especial de seguridad del palacio real sino por los escuadrones de Israel que comandados por el mismo rey Saúl  tenían la consigna de aniquilarlo.

El versículo 4 nos describe a sus enemigos como  los torrentes de perversidad multitud de tropas de maldad y destrucción,  en hebreo  los describe como “hijos de Belial”  Estos se precipitaron sobre David como furiosas olas del mar que avientan con furia y revuelcan sin piedad por dentro y de una manera traicionera.  Los sentimientos de David eran como los de un hombre que se estaba ahogando en el mar; siendo arrastrado por una corriente más fuerte que sus fuerzas. No debemos olvidar la lucha diaria que enfrentamos en nuestra vida espiritual Ef.6: 10-18. Ellos son espíritus malignos que su bien, es destruir nuestra vida haciéndonos mal; por ser espíritus son incansables.

“Los lazos de muerte me cercaron” David corría y huía como un animal que es perseguido por una jauría infernal, y en momentos críticos era como una bestia salvaje que había caído en una de sus trampas (salmo 116: 3) y va a morir sin piedad.  Por algo declara el apóstol Pablo que todos nosotros somos como ovejas de matadero todo el tiempo. Pues el enemigo no trabaja solo  y tratan de cazar nuestra alma para volvernos a esclavizar, como cuando estábamos sin Cristo.

“Los Lazos del Seol me rodearon, las redes de la muerte surgieron ante mí” Estos lazos nos hablan de los vendajes con que se fajaban a los muertos. Esto porque David sentía la muerte encima de él. 

La respuesta de Dios tardo, pero llego pero notemos también que en los labios de David no hubo queja o amargura.

El Clamor de un Corazón en Agonía

“Invoque a mi Dios, clame a mi Señor y llegó a sus oídos” David cuando sintió la muerte encima de él y que humanamente no  había nadie que lo auxiliara…  Hay veces que nos hemos sentido completamente solos; no sólo no saben lo que uno esta pasando sino que tampoco pueden ayudarnos, aunque lo expresáramos

Pero, en los momentos más duros y críticos, en los más desesperantes y angustiosos; ahí esta el Señor siempre, pues Él es Fiel, Él está presente y no esta callado  y nos insta: “Clama a mí y Yo te responderé” Jeremías 33:3  Este es el mensaje de nuestro celular que no debemos olvidar.

Tremenda Intervención del Guerrero Divino

Nuestro Señor Jesucristo no prometió que estaríamos exentos de problemas al venir a Él;  por el contrario nos advirtió claramente:  “En el mundo tendréis aflicción”.Dichos momentos nos hacen estar más sensibles al Señor; pues en Dios no hay despropósito; y pasamos por ahí  porque nos están forzando  en nuestra vida de fe salga aprobada en medio del horno de aflicción, por ello, Jesús  nos animó “pero Confiad  yo he vencido al mundo” Para nosotros es tremendo, pues nuestros conflictos no son con carne y sangre sino principados, potestades, gobernadores de las tinieblas y huestes espirituales de maldad que nos desalientan nos deprimen, nos acusan, nos condenan  pero es aquí donde debemos recordar que al morir Nuestro Señor en la Cruz  no sólo pagó por nuestros pecados, quitando el acta que nos era contraria, sino que despojó a todos los principados,  potestades y toda hueste espiritual de maldad,  quitándoles toda autoridad y degradándoles a un espectáculo público de humillación.

Amigo, tú ya no tienes que ser atormentado por tus problemas; hoy te invitamos a que vengas a la luz y la verdad de Cristo y escapes del sistema de mentira y falsedad para que seas trasladado al Reino de la Verdad, invita a Cristo a entrar en tu corazón para que lo purifique con su sangre y venga a morar a  tu vida y de esta manera experimentes la nueva vida  que Él te quiere dar, una vida de victoria pues, Él resucitó de entre los muertos y quiere darte una vida plena, abundante y eterna.

RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments